La microreología implica el seguimiento del movimiento de partículas trazadoras dispersas de tamaño conocido mediante la dispersión de luz dinámica (DLS) y la determinación de las propiedades reológicas de la muestra utilizando la relación de Stokes-Einstein generalizada. La microreología DLS es una técnica de microreología pasiva en la que las partículas coloidales de la sonda solo experimentan fluctuaciones térmicas en un sistema en equilibrio termodinámico.

La microreología DLS es aplicable a la caracterización reológica de fluidos complejos de baja viscosidad y débilmente estructurados, como soluciones diluidas de polímeros y surfactantes, y formulaciones de proteínas concentradas. Para estos tipos de materiales, la microreología ofrece ventajas significativas:

  • Examina frecuencias muy altas, necesarias para la caracterización de una escala de tiempo inherente corta, y respuestas viscoelásticas (mientras que las técnicas mecánicas están limitadas fundamentalmente por la inercia).
  • Solo requiere volúmenes en escala de microlitros para la caracterización reológica de materiales en los que el volumen de muestra es limitado, por ejemplo, en formulaciones a base de proteínas.

Las aplicaciones de la microreología DLS incluyen las siguientes:

  • Caracterización reológica de proteínas terapéuticas y soluciones de biopolímeros.
  • Mediciones viscoelásticas de soluciones de proteínas para evaluar la aparición de interacciones entre proteínas y la formación de agregados insolubles.
  • Desarrollo y pruebas de formulación.
  • Reología de alta frecuencia de sistemas diluidos en escalas de tiempo relevantes para los procesos.
  • Monitoreo del desarrollo estructural en fluidos complejos en función del tiempo o la temperatura, o descomposición estructural en dilución.