La composición elemental de los materiales es a menudo un parámetro fundamental en la calidad y seguridad de los productos. Por ejemplo, la composición correcta de alimentación de materia prima a un horno de cemento es esencial para conseguir un buen funcionamiento y la máxima eficiencia. Igualmente importante, se debe controlar cuidadosamente la presencia de sustancias potencialmente nocivas, como sodio, potasio, azufre y mercurio, ya que estos pueden interferir con el proceso o dañar el medioambiente. La técnica más apta para llevar a cabo los análisis depende del material, de su ubicación y de los criterios específicos de la industria.

Cuando se requieren análisis precisos con una mínima preparación de la muestra, la fluorescencia de rayos X (XRF) es una técnica interesante que considerar. Esta se ha convertido en el "estándar de oro" para análisis en muchas industrias. La XRF es especialmente apta al analizar sólidos, polvos, lodos, filtros y aceites. Para análisis en línea de materiales acarreados en transportadores de correa, el análisis de activación de neutrones térmicos rápida a pulso (PFTNA) es una técnica valiosa. El análisis elemental en tiempo real permite el control de avance y retroceso de la alimentación, lo cual es esencial en muchos procesos.