Información general

Una solución industrial robusta que integra un sensor de dimensionamiento de partículas por difracción laser con una unidad de control totalmente para muestreo y concentración en dos fases para entregar medición continua en la línea de lodo. Se utiliza para monitorear, controlar y optimizar el rendimiento de los espesadores, circuitos de chancado y unidades de flotación por espuma, y para QC, el PSI 500 no requiere calibración y cumple los requisitos específicos de los sectores de la minería y los minerales, ofreciendo:

  • Medición en tres puntos de muestreo diferentes utilizando una sola unidad para obtener la máxima productividad del sistema.
  • Preparación de muestras totalmente integrada y automatizada para análisis fiable con un mínimo de entrada manual.
  • Software fácil de usar y operación completamente automatizada para minimizar los requisitos de capacitación y dejar más tiempo al operador para otras tareas.
  • Integración con plataformas de control existentes para simplificar el desarrollo de protocolos de control automáticos.
  • Gran confiabilidad de >95% con escaso tiempo de inactividad, mantenimiento mínimo y el máximo rendimiento de su inversión.
  • Lavado y limpieza automática de línea para garantizar una alta disponibilidad del sistema.

Cómo funciona

La PSI 500 integra el hardware de dilución de muestras con un robusto sensor de dimensionamiento de partículas por difracción láser. Ambos elementos del sistema están adaptados para satisfacer las necesidades de la industria de los minerales y la minería para proporcionar soluciones totalmente automatizadas y en línea para monitoreo continuo y control multivariable.

Para el análisis preciso por difracción láser la luz debe ser capaz de penetrar a través de la muestra, una limitación que impone un límite superior absoluto de concentración para la medición. La dispersión múltiple, donde la luz láser interactúa con más de una partícula antes de la detección también puede ser un problema. La dilución de la muestra, por lo tanto, es un elemento esencial del análisis para flujos más concentrados.

Dilución de la muestra
En este sistema, un divisor principal extrae un caudal de entre 50 y 170 l/min del flujo de proceso a granel. A continuación, un sistema de muestreo secundario extrae una porción representativa de 0,01 a 0,03 de este flujo principal cada 10 a 30 segundos, moviendo la línea de muestra a través de una cortadora estacionaria. Un segundo cortador proporciona muestras de calibración y material sin diluir para análisis sin conexión. La frecuencia del proceso de muestreo secundario se controla para dar la concentración aceptable en la zona de medición, después de la dilución, donde la mayor parte del flujo principal es rechazado y se recicla al proceso.

Un dispositivo de dilución mezcla agua con la muestra secundaria para cumplir con los requisitos de concentración del sensor de difracción láser. La relación de dilución normalmente es del orden de 10 a 100 y el tiempo de permanencia en el depósito normalmente es de alrededor de 1 minuto. La muestra diluida fluye directamente al sensor óptico, el flujo turbulento garantiza que toda la distribución del tamaño de partícula de la muestra se mide con precisión.

Medición de la muestra
Todos los sistemas Insitec utilizan la técnica de difracción de láser para medir rápidamente el tamaño de las partículas, empleando varios algoritmos patentados de dispersión para extender el rango de concentración de trabajo de la técnica. Estos algoritmos corrigen matemáticamente el efecto dependiente de la concentración de varios requisitos de dilución de la muestra que reducen la dispersión a un mínimo y garantizan que todas las mediciones sean sólidamente independientes de la concentración de la muestra.

En esta solución completamente automatizada las distribuciones de tamaño completo de las partículas se miden a un ritmo de uno por minuto. Esta información proporciona una base firme para un mejor control del procesamiento, ya sea que se trate de controles automáticos o manuales.