Además del tamaño de las partículas, la forma de las mismas puede también tener un impacto significativo en el desempeño y el manejo del proceso de muchos materiales particulados. Ejemplos de casos en los que la medición de la forma de las partículas puede usarse para mejorar el rendimiento del producto incluyen:

  • La biodisponibilidad de las partículas de un medicamento en tabletas y suspensiones
  • Fuerza del material en componentes metálicos y cerámicos sinterizados
  • Calidad de impresión de toners y funcionamiento de pastas para soldadura
  • Comportamiento de empaque de columnas de cromatografía
  • Calidad del acabado en recubrimientos con bases minerales
  • Rendimiento de corte de abrasivos SiC para la fabricación de paneles solares.

Malvern cuenta con una gama de instrumentos de caracterización de partículas basados en la técnica de análisis de imágenes que mide la forma de la partícula tanto para muestras húmedas como secas, desde 0.5 micras hasta varios milímetros.