Entender la afinidad de unión es clave para apreciar las interacciones intermoleculares que impulsan los procesos biológicos, la biología estructuraly las relaciones de funciones estructurales. También se mide como parte de del proceso de descubrimiento de fármacos para ayudar a diseñar fármacos que unan sus objetivos de manera selectiva y específica.

La afinidad de unión es la fuerza de la interacción de la unión entre una sola biomolécula (por ejemplo, proteínas o ADN) con su compañero ligante/de unión (por ejemplo, fármaco o inhibidor). Generalmente, la afinidad de unión se mide y se informa como el equilibrio constante de disociación (KD) que se utiliza para calcular y evaluar el orden de la solidez de las interacciones biomoleculares. Mientras más pequeño sea el valor KD, mayor será la afinidad de unión del ligante para su objetivo. La afinidad de unión es influenciada por interacciones intermoleculares no covalentes, tales como uniones de hidrógeno, interacciones electroestáticas, fuerzas hidrofóbicas y de Van der Waals entre las dos moléculas.

Existen muchas maneras de medir la afinidad de unión y las constantes de disociación, tales como ELISA, ensayos de cambio en la corrida electroforética, ensayos de pull-down, diálisis de equilibro, equilibrio de diálisis, ultracentrifugación analítica, SPR y análisis espectroscópico. La calorimetría isoterma de titulación (ITC, por sus siglas en inglés) es un ensayo directo y libre de etiqueta que mide la afinidad de unión entre dos biomoléculas que interactúan entre ellas; por ejemplo, la unión entre proteínas ligantes. El ITC mide los valores de KD en los rangos milimolares y nanomolares, además de la estiquiometría de unión y las termodinámicas de unión, que son importantes para la caracterización de las interacciones intermoleculares. Esta técnica se describe como el "Estándar de oro" de los análisis de interacción, ya que permite el estudio de un amplio rango de interacciones y entrega valores KD cuantitativos altos.